.

Maestros que no dejan de aprender.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ser maestro en Las Cumbres, también hay que ser alumno.
Porque al tener un compromiso con la educación, los docentes están obligados a ofrecer respuestas actualizadas frente a una realidad que cambia día a día. Un ejemplo de esto es la conformación del Laboratorio Docente para la prevención de adicciones.
Cursos, talleres y seminarios constantes son la única manera de impedir que la aptitud para ayudar a aprender que tiene un maestro, tenga fecha de vencimiento.
Creemos que para que los chicos encuentren un buen apoyo en la construcción de su aprendizaje, los docentes tienen que estar todo el tiempo aprendiendo. Y como colegio, lo mejor que podemos enseñar es que el aprendizaje, más que una operación de adquisición de conocimiento, es una actitud de vida.

 

La educación es un acto de fe

Fe de los docentes, en que una buena clase es la posibilidad de un buen camino para el futuro de sus alumnos. Fe de los padres, cuando eligen nuestro proyecto educativo para sus hijos (el proyecto más importante de sus vidas). Fe de los alumnos, que al dar cada día el "presente" nos están dando su palabra. Fe en Dios que nos guía y sostiene. Docentes, alumnos, directivos y padres, creemos en Las Cumbres. Y como comunidad educativa sabemos que para la construcción de un país sólido, la educación es la puerta grande. Estos son nuestros Principios y Objetivos.