.

El arte para gozar el tiempo, no para perderlo.

 

 

 

 

Entendemos al arte como parte fundamental en la formación de una persona, nos tomamos en serio las materias que suelen ser pensadas para no pensar.
Así, convertimos esas horas (que solían verse como recreos largos) en momentos de creatividad compartida. Disfrutando, les enseñamos a gozar de las distintas manifestaciones de la belleza.
Creemos que la Educación Musical se hace con música. Parece obvio, pero no lo es.
Tradicionalmente, la solemnidad con la que se trataba a la música convertía el placer de escuchar la voz humana o la armonía de un piano, en algo aburrido.

En Las Cumbres, para cantar no hay que ser barítono o soprano. Y, descubriendo que todos podemos crear música, los chicos desarrollan lo mejor de su capacidad latente.
Por eso los alumnos pueden integrar el Coro de Primaria: Little Mountains Choir o el Coro de Secundaria: High Mountains Choir.

Para actuar tampoco hay que ser actriz o actor. Los alumnos de primaria de 4º a 7º grado tienen un “drama workshop” curricular en inglés en cuyas clases se dedican al montaje de una obra que suben al escenario una vez al año.
Los alumnos de secundaria pueden participar de un taller de Comedia Musical que dura un cuatrimestre y culmina, también, en el escenario con la presentación de una muestra.

En Plástica, hemos implementado clases en las que artistas pintan con los chicos, interiorizándolos con las técnicas del proceso creativo.
La proximidad de Las Cumbres al teatro Colón, al Cervantes, al San Martín, al Museo de Bellas Artes, al Centro Cultural Recoleta, al Palais de Glace, al Fernández Blanco y al Museo de Arte Decorativo es también un símbolo del lugar que ocupan el arte y la cultura en nuestro proyecto.
Estando justo en el corazón de Buenos Aires, lo que para otros es una excursión extraordinaria una vez al año, para los alumnos de Las Cumbres es un paseo por el barrio.

 

La educación es un acto de fe

Fe de los docentes, en que una buena clase es la posibilidad de un buen camino para el futuro de sus alumnos. Fe de los padres, cuando eligen nuestro proyecto educativo para sus hijos (el proyecto más importante de sus vidas). Fe de los alumnos, que al dar cada día el "presente" nos están dando su palabra. Fe en Dios que nos guía y sostiene. Docentes, alumnos, directivos y padres, creemos en Las Cumbres. Y como comunidad educativa sabemos que para la construcción de un país sólido, la educación es la puerta grande. Estos son nuestros Principios y Objetivos.